Con cariño, Fr. José L. Gago

GRACIAS, porque al fin del día podemos agradecerte... la enfermedad.