3-004

Si amáis a los que os aman,
¿qué mérito tenéis?.
Si saludáis tan solo
a quienes os saludan,
¿qué hacéis de especial?.

Vosotros sed perfectos,
como perfecto es Dios.
Quien no va más allá de la mediocridad,
ni mejora su mundo,
ni se alza más allá de su calcaño…

La perfección no es un privilegio,
es un imperativo.

 

Con la voz del P. Gago:

(Por cortesía de Mari Cruz Castuera)

3-010

También las gaviotas se ven obligadas
a posarse sobre el lodo y el detritus.
Al final siempre levantan el vuelo
y brilla su blancura en el espacio.

Tiene el alma sus alas poderosas
para sobrevolar el caos y el hedor.
Puede el hombre pisar la tierra pantanosa sin infectarse.

Podemos caminar, iluminados,
entre la oscuridad y las tinieblas.
Basta con no apagar la luz interior
de la fe y de la conciencia.

 

Con la voz del P. Gago:

(Por cortesía de Mari Cruz Castuera)

3-016

La crispación nos rodea.

Estamos todos contagiados
de irritabilidad y de acritud.
Creemos que todos nos acosan,
que el hombre es un lobo para el hombre.
Así no se puede vivir.

La condición social que nos caracteriza,
arranca del respeto y del aprecio
que unos a otros nos debemos.

La vida de los hombres
no es una selva de feroces animales.
Es una plaza de amigos,
es el hogar anchuroso
de millones de hermanos.

 

Con la voz del P. Gago:

(Por cortesía de Mari Cruz Castuera)

3-018

Los que traman el mal
respiran amargura.
Los que aconsejan la paz
tienen la alegría.

El primer beneficio del pacífico
es el sosiego interior.
La consecuencia inmediata del mal querer,
es la amarga violencia del alma.

Según tus pensamientos e intenciones,
así serán tus actos.
Por eso es importante revisar
el aliento del alma.

¿Qué respiras? ¿Amor, o despecho?

 

Con la voz del P. Gago:

(Por cortesía de Mari Cruz Castuera)

3-020

Muchos nos proclamamos hombres de bien,
porque no hay sangre ni violencia,
tortura o extorsión en nuestras manos.

Ser hombre de bien es, sin embargo,
mucho más que no herir o difamar.

El bien es permanentemente activo,
generoso, abierto, universal.

En las grandes acciones,
en los pequeños gestos,
en el talante habitual,
en el trato sencillo,
en palabras y acciones.

Siempre y con todos,
hombres de bien.

 

Con la voz del P. Gago:

(Por cortesía de Mari Cruz Castuera)

3-021

Manzanas de oro
sobre fuente de plata,
son las palabras dichas
oportunamente.

Consuelan al abatido,
alientan al desconsolado,
serenan al irritado,
Resuelven las dudas,
relajan las tensiones,
iluminan la incertidumbre.

Palabras oportunas,
como manzanas de oro
sobre fuente de plata.

 

Con la voz del P. Gago:

(Por cortesía de Mari Cruz Castuera)