Martes de Pascua

 

No tengáis miedo:

Jesús, el que buscáis

y a quien crucificaron,

no yace en la piedra ensombrecida.

Irá por delante de vosotros

si sabéis dar con Él en el camino.

Él nos ha perdonado

los temores cobardes y la desconfianza,

la huída hacia delante

y la inconsciente apostasía.

Va por nuestro camino

y hemos de alcanzarle

para acoplar nuestros pasos a los suyos.